La puesta a punto: Cada viaje, una nueva revisión.

conductorLa puesta a punto antes de un largo viaje.

La confianza es un gran enemigo en la carretera.  La confianza es tan peligrosa en las carreteras que ya conocemos, como la que tenemos que nuestro coche no nos va a fallar. Es un error que se debe solucionar con revisiones en el taller habitual para la puesta a punto del vehículo.

¿Cuáles son los puntos imprescindibles a revisar antes de un viaje que puedas hacer tu mism@?

  • Nivel de aceite.
  • Anticongelante (aunque en verano no tiene mucho sentido, pero… “más vale prevenir”).
  • Líquido en el depósito de los limpiaparabrisas.
  • Controlar el dibujo de los neumáticos, que no se encuentre por debajo de los 1,6 mm o que haya llegada a la señal de “cámbiame”.
  • Comprobar la presión de las ruedas.
  • Llevar chaleco reflectante, rueda de recambio, triángulos de emergencia, un recambio de bombillas. Si además llevas un gato y pinzas para la batería, mejor que mejor.

¿Qué señales te deben llevar al taller sí o sí antes del viaje?

  • La batería: si te ha jugado alguna mala pasada, vale la pena pasarte por el taller para que te confirmen si es mejor cambiarla.
  • Los frenos: Si no sabes como ver el líquido de frenos, estás en duda, o parece que no frenan bien, ni te lo pienses, acude al taller.
  • Los filtros: Si los llevas al día, cuando toca los cambias, no es necesario que ante un viaje los revises.
    • Filtro de aceite, cada 10.000/15.000 kms.
    • Filtro de aire, cada 15.000/20.000 kms.
    • Filtro de combustible: gasolina cada 40.000 kms; diesel cada 20.000 kms.

Si ya lo tienes todos los checks de la lista de arriba, ya tienes la puesta a punto del vehículo hecha, tan sólo te queda parar cada 2 horas ó 2 horas y media para descansar del viaje, así se evitarán las perdidas de atención y concentración en la carretera.

FELICES VACACIONES!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *